Una Vida Sobrenatural

Una vida sobrenatural
Escuchar audio de esta predica 1 Corintios 2: 3Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; 4y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, 5para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.
La Palabra de Dios siendo el centro mismo de nuestra nueva vida como creyentes guarda de principio a fin un carácter sobrenatural, esto debe hacernos consientes que la esencia de nuestra existencia tiene el mismo carácter y por tanto como iglesia deberíamos vivir todo el tiempo apercibidos y llenos de lo sobrenatural.

En todos los tiempos han existido hombres tratando de razonar lo irrazonable, buscando un método lógico o lleno de la sabiduría humana que le dé explicación a lo inexplicable e incluso explorando en maneras que le den una estructura lógica a la fe para que esta sea entendida. Todo esto se encuentra totalmente alejado de lo que hoy es nuestra realidad como hijos de Dios, ya que no hay método, estructura o experiencia que pueda probar lo improbable y que solo se puede recibir como regalo de la gracia Divina. (Efesios 2: 8Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios)

1 Corintios 2: 3Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; 4y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, 5para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

Lo que Pablo quiso comunicar a la iglesia en Corintios y a los discípulos de Cristo de todos los tiempos es: "Que el fundamento de nuestra fe no puede estar puesto en explicaciones racionales propuestas por los hombres, sino enteramente en el poder de Dios". Este texto quiere conducirnos a la revelación; que entre más nos rendimos a confiar en el carácter sobrenatural de Dios, más fácil nos será el poder observar lo que los demás no pueden ver, oír lo que los demás no pueden escuchar y poseer lo que los demás no pueden tener. (1 Corintios 2: 9Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman).

Así que la vida sobrenatural debería sr lo más natural para los hijos de Dios.

 
 

1. El poder del Espíritu Santo operando a través de la Palabra es la esencia de lo sobrenatural en la vida de los hijos de Dios.

 
1 Corintios 2: 3Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor; 4y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder.

1 Corintios 2: 3 Me acerqué a ustedes en debilidad: con timidez y temblor. 4 Y mi mensaje y mi predicación fueron muy sencillos. En lugar de usar discursos ingeniosos y persuasivos, confié solamente en el poder del Espíritu Santo. NTV

El apóstol Pablo describe la acción de predicar la Palabra como un ejercicio espiritual que guarda un alto grado de responsabilidad, sobre todo que él comprendía que era tan solo un mensajero y por tanto no podía disminuir de ninguna
manera la calidad del mensaje que se le había encomendado rebajándolo a la elocuencia de la sabiduría humana y dejando de lado el poder del Espíritu Santo. Cada Palabra que salía de su boca debía guardar por completo el carácter sobrenatural de Dios, ya que sería la única forma en que esta produjera vida o revelación en sus oyentes.

Tratar de explicar las escrituras desde la sabiduría o elocuencia humana es equivalente a restarle su poder y por tanto es lo mismo que convertirla en algo ineficaz, no hay manera en que el poder de Dios esté al alcance de la razón.

Juan 3: 1Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos. 2Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él. 3Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. 4Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? 5Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. 6Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. 7No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo. 8El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu. 9Respondió Nicodemo y le dijo: ¿Cómo puede hacerse esto?

Que gran dilema para la mente natural de este hombre y de cualquier otro en esta tierra. Ahora, Jesús no le otorgó una explicación racional para que el alcanzara su comprensión, tan solo le abrió la puerta de su salvación al lanzar su Palabra llena del poder de su Espíritu. Ahora el Señor no tenía puesta su confianza en que Nicodemo entendiera lo que le estaba comunicando, sino en el poder sobrenatural que albergaban sus Palabras.

De hecho hoy usted puede comprender lo que Dios nos comunica y vivir bajo ello, por lo sobrenatural que le ocurrió por el poder del Espíritu Santo a través de su Palabra. Pablo sabía que había hombres que predicaban las escrituras desde la sabiduría humana, de hecho con una gran elocuencia, pero está no se les vería reflejada en sus vidas o en las de sus oyentes porque el poder sobrenatural del Espíritu Santo no estaba operando.

 

2. Para vivir continuamente en lo sobrenatural debemos confiar en la suficiencia del poder del Espíritu Santo.

 
1 Corintios 2: 4 Y mi mensaje y mi predicación fueron muy sencillos. En lugar de usar discursos ingeniosos y persuasivos, confié solamente en el poder del Espíritu Santo.

Pablo se despoja de todas sus condiciones humanas para darle paso a la suficiencia del poder del Espíritu Santo contenido en las Palabras que salían de su boca. La Biblia registra en el libro de Hechos muchas de las manifestaciones sobrenaturales que se dieron a través del apóstol Pablo: resurrecciones, liberaciones, conversiones, revelaciones y ninguna fue producto de su humanidad, sino efectuadas exclusivamente por el poder del Espíritu Santo en el que Él confiaba, es por esto que él anima a los Corintios a solo confiar en este poder y no en nada que sea ingenioso o persuasivo.

Lucas 1: 30Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. 31Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. 32Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; 33y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin. 34Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón. 35Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios. 36Y he aquí tu parienta Elisabeth, ella también ha concebido hijo en su vejez; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril; 37porque nada hay imposible para Dios. 38Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia.

Todo era absolutamente descabellado, se escapaba a cualquier lógica: "Un Dios encarnado en el vientre de una mortal" ¿cómo se lo podría explicar a José su futuro esposo, a su familia, a sus coterráneos que lo verían como una terrible falta a la ley de Dios?

¿Confiamos nosotros en que el Espíritu Santo es suficientemente poderoso? ¿Cuántos de nosotros podemos dejarle las cosas a Dios por completo sin meter la lógica o la razón, que nos llevara a actuar por nuestra cuenta? ¿Qué nos ha dicho el Señor que hará que no pueda ser hecho a través del poder suficiente de su Espíritu?

 

3. Para vivir una vida sobrenatural debemos estar apercibidos continuamente del poder que opera en nosotros.

 
1 Corintios 2: 5para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

1 Corintios 2: 5 Lo hice así para que ustedes no confiaran en la sabiduría humana sino en el poder de Dios.

Pablo registra que el poder del Espíritu de Dios es el fundamento de nuestra fe, es allí donde se haya la convicción de una vida victoriosa en Cristo, es allí donde nos hacemos ilimitados frente a cualquier cosa que se atraviese en nuestro camino en el cumplimiento del propósito Divino. El apóstol nos lleva a saber que confiar en la sabiduría humana nos limita y restringe dentro de lo natural, que nos conducirá a una derrota segura, pero el que nuestra credulidad repose en el poder del Espíritu de Dios nos garantiza que llegaremos hasta el final.

Lucas 23: 46Entonces Jesús, clamando a gran voz, dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Y habiendo dicho esto, expiró. Jesús manifestó una fe totalmente fundamentada en el poder suficiente del Espíritu de Dios en el momento más crucial entregando su espíritu, confiado en que no sería dejado en el infierno, sino que al tercer día seria sacado por ese Poder y levantado entre los muertos.

Efesios 1: 19y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, 20la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales,

Nos acostumbramos tanto a lo natural que no percibimos el poder continuo de Dios que se manifiesta en nosotros a través de su Espíritu. Hay áreas de nuestra vida en las que parece que se hiciese más fácil poder confiar en ese poder y otras que preferimos que sean gobernadas por nosotros mismos fundamentándonos en la sabiduría humana, el riesgo que corremos haciendo esto es total, porque terminaremos derrotados por estar limitados a lo natural. Otra cosa muy importante es que hay quienes vivimos en una continua derrota porque no tenemos conciencia del Poder que nos habita y por tanto no confiamos en Él.

Vivir una vida en rectitud y santidad es una acción absolutamente sobrenatural.

Como iglesia debemos llegar a que nuestra vida explore en todas las áreas en lo sobrenatural

 
Conclusión

Diga conmigo: "Yo soy un ser sobrenatural y vivo una vida sobrenatural" 
 
 
Pastor: David Bayuelo
Enero 12 de 2020

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.