Renovados por la Palabra

Renovados por la PalabraEscuchar audio de esta predica Romanos 12:1 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. 12:2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.
 
El Espíritu Santo nos llama a través del apóstol Pablo a una presentación voluntaria, fundamentada en las misericordias efectuadas por Dios a nuestro favor, esto debe llenarnos de la confianza que si Él comenzó esta obra en nosotros, Él es fiel para terminarla, En el Señor podremos estar reposados, como el paciente que se coloca en manos del cirujano, para que le sea extirpado algún mal.

Así que el venir a exponernos en su presencia le permitirá esculcarnos para descubrirnos en todo aquello que hay que corregir, que necesita ser limpiado en nuestro hombre interior y por lo que aún hay áreas en las que no hemos podido comprobar la bondad de su voluntad para nuestras vidas.

La herramienta más eficaz usada en nuestras almas es su Palabra, que guarda la delicadeza, pero efectividad para perfeccionarnos y hacer que nuestras vidas cada vez más sean a su imagen y semejanza.

1. La Palabra de Dios es suficiente para operar la renovación que necesitamos.

Hebreos 4:12 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del Corazón. 4:13 Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.

El autor de Hebreos hace una descripción de las escrituras mostrándonos que es viva: porque es vital, operante: porque es eficaz como Dios mismo, tajante: por su capacidad de quitar de nosotros lo que está mal con la exactitud de un bisturí en manos del mejor Cirujano, penetrante como espada de doble filo: por su poder incisivo para llegar hasta los rincones más ocultos del ser humano y discerniente, por su capacidad para dejar al descubierto nuestros pensamiento e intenciones del corazón. Al escritor de esta carta referirse al discernimiento, es probable que tuviese en mente las victimas destinadas al sacrificio que hallamos en Romanos 12: 1, colgadas del cuello, desolladas y abiertas por la mitad, de manera que el sacerdote pudiera descubrir si la víctima tenía algún defecto interior antes de ser ofrecida. La aplicación en el terreno espiritual es clara: Así queda nuestra vida con el bisturí de la Palabra, expuestos ante la mirada de Dios y aun ante nuestra propia conciencia.

1 Pedro 1:23 siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre. La Palabra de Dios es la semilla de la que procede la vida con la que fuimos resucitados, ella no solo tiene poder para hacernos nacer de nuevo, sino para renovarnos para transformación.

Juan 11:39 Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días. 11:40 Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios? 11:41 Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído. 11:42 Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado. 11:43 Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! 11:44 Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.

Jesús le dijo a Lázaro levántate, las personas creían que su estado era irreversible, que era imposible poder cambiar esta realidad, pero una Palabra de la boca de Dios fue suficiente para renovarlo por completo.

No necesitamos de nada más, en la Palabra se halla el poder para traernos a la vida y la capacidad de discernir hasta lo que está en lo más profundo de nuestro corazón para ser renovado. Hay que creer en la Palabra de Dios, nosotros no necesitamos de ningún suplemento, en ella está la Vida.

2. La Palabra de Dios tiene el poder para renovar todo aquello que no está bien en nosotros.

Juan 15:1 Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. 15:2 Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. 15:3 Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.

El Señor Jesús deja al descubierto nuestra verdad posicional, el estado perfecto en que se halla nuestro espíritu por haber sido lavados por su sangre derramada en la cruz del calvario (Isaías 1:18 Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana), además del proceso de limpieza que aún requiere nuestra alma para poder tener una vida fructífera, que no es más que la comprobación de la buena voluntad de Dios para nosotros, así que debemos permitir que la Palabra de Dios nos pode, nos limpie, nos renueve.

Juan 13:8 Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás. (No decido renovarme) Jesús le respondió: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo. (No podrás comprobar mi buena voluntad) 13:9 Le dijo Simón Pedro: Señor, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza. 13:10 Jesús le dijo: El que está lavado, no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio; y vosotros limpios estáis, aunque no todos. 13:11 Porque sabía quién le iba a entregar; por eso dijo: No estáis limpios todos.

Solo los que nos dejamos lavar por la palabra de Dios podremos ser partícipes de la plenitud de su buena voluntad, El Señor desea que muchas cosas en nosotros cambien, Él ya las preparo de antemano para bendición de nuestras vidas, pero es nuestra elección el ser renovados. Judas tomo una decisión que iba en contra posición al deseo de Dios y no pudo gozar de su más grande benefició dentro de su voluntad: La salvación". ¿De qué nos estamos perdiendo nosotros por permanecer en la terquedad de no elegir por renovarnos?

3. Nuestra actitud hacia la Palabra de Dios es determinante para ser renovados.

Santiago 1:22 Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos. 1:23 Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. 1:24 Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era. 1:25 Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.

La falta de confianza en lo que Dios desea revelarnos a través de su Palabra va impedir que la pongamos por obra y por tanto nuestra vida no sufrirá una transformación a través de la renovación de nuestro entendimiento. El ejercicio de renovarnos; es Dios pidiéndonos que soltemos todo lo que aparentemente nos da seguridad dentro de la tradición en la que hemos vivido, para darle paso a aferrarnos con firmeza solo a la suficiencia de su Palabra. No debe cabernos la menor duda que el renovarnos es un ejercicio de fe.

Mateo 7:24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. 7:25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. 7:26 Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; 7:27 y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina.

2 Samuel 12:7 Entonces dijo Natán a David: Tú eres aquel hombre. Así ha dicho Jehová, Dios de Israel: Yo te ungí por rey sobre Israel, y te libré de la mano de Saúl, 12:8 y te di la casa de tu señor, y las mujeres de tu señor en tu seno; además te di la casa de Israel y de Judá; y si esto fuera poco, te habría añadido mucho más. 12:9 ¿Por qué, pues, tuviste en poco la palabra de Jehová, haciendo lo malo delante de sus ojos? A Urías heteo heriste a espada, y tomaste por mujer a su mujer, y a él lo mataste con la espada de los hijos de Amón. 12:10 Por lo cual ahora no se apartará jamás de tu casa la espada, por cuanto me menospreciaste, y tomaste la mujer de Urías heteo para que fuese tu mujer. 12:11 Así ha dicho Jehová: He aquí yo haré levantar el mal sobre ti de tu misma casa, y tomaré tus mujeres delante de tus ojos, y las daré a tu prójimo, el cual yacerá con tus mujeres a la vista del sol. 12:12 Porque tú lo hiciste en secreto; más yo haré esto delante de todo Israel y a pleno sol. 12:13 Entonces dijo David a Natán: Pequé contra Jehová. Y Natán dijo a David: También Jehová ha remitido tu pecado; no morirás.

1 Samuel 15:18 Y Jehová te envió en misión y dijo: Ve, destruye a los pecadores de Amalec, y hazles guerra hasta que los acabes. 15:19 ¿Por qué, pues, no has oído la voz de Jehová, sino que vuelto al botín has hecho lo malo ante los ojos de Jehová? 15:20 Y Saúl respondió a Samuel: Antes bien he obedecido la voz de Jehová, y fui a la misión que Jehová me envió, y he traído a Agag rey de Amalec, y he destruido a los amalecitas. 15:21 Mas el pueblo tomó del botín ovejas y vacas, las primicias del anatema, para ofrecer sacrificios a Jehová tu Dios en Gilgal. 15:22 Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros.

Conclusión

Siempre que seamos confrontados por la Palabra de Dios estaremos bajo la opción de decidir ser renovados por ella o seguir en nuestro mismo estado, dos hombres, dos destinos, Saúl con una casa que desapareció para siempre, David con una casa que permanecerá para la eternidad.
 
Pastor: David Bayuelo
Abril 14 de 2019
 

En video:

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.