Nacidos Para Brillar Parte 2

nacidos para brillar 2Escuchar audio de esta predica Génesis 37: 1Habitó Jacob en la tierra donde había morado su padre, en la tierra de Canaán. 2Esta es la historia de la familia de Jacob: José, siendo de edad de diecisiete años, apacentaba las ovejas con sus hermanos; y el joven estaba con los hijos de Bilha y con los hijos de Zilpa, mujeres de su padre; e informaba José a su padre la mala fama de ellos. 3Y amaba Israel a José más que a todos sus hijos, porque lo había tenido en su vejez; y le hizo una túnica de diversos colores. 4Y viendo sus hermanos que su padre lo amaba más que a todos sus hermanos, le aborrecían, y no podían hablarle pacíficamente. 5Y soñó José un sueño, y lo contó a sus hermanos; y ellos llegaron a aborrecerle más todavía. 6Y él les dijo: Oíd ahora este sueño que he soñado: 7He aquí que atábamos manojos en medio del campo, y he aquí que mi manojo se levantaba y estaba derecho, y que vuestros manojos estaban alrededor y se inclinaban al mío. 8Le respondieron sus hermanos: ¿Reinarás tú sobre nosotros, o señorearás sobre nosotros? Y le aborrecieron aún más a causa de sus sueños y sus palabras. 9Soñó aun otro sueño, y lo contó a sus hermanos, diciendo: He aquí que he soñado otro sueño, y he aquí que el sol y la luna y once estrellas se inclinaban a mí. 10Y lo contó a su padre y a sus hermanos; y su padre le reprendió, y le dijo: ¿Qué sueño es este que soñaste? ¿Acaso vendremos yo y tu madre y tus hermanos a postrarnos en tierra ante ti? 11Y sus hermanos le tenían envidia, mas su padre meditaba en esto.
 
 
José fue casi el último hijo de Jacob, nacido después de 10 de sus hermanos. Su madre fue Raquel, la mujer que más amo su padre y por la que tuvo que trabajar por 14 años en casa de su suegro Labán para luego recibirla como esposa. Jacob vio nacer a José en su vejez a causa de la esterilidad de su madre, demostrando así lo difícil que sería abrirse paso en medio del cumplimento del plan de Dios, incluso antes de venir a este mundo, fue amado por su padre, pero aborrecido con toda la intensidad de sus corazones por sus hermanos. (Solo Dios es determinador del cumplimiento de tus sueños)

Una de las cosas por las cuales es reconocido; es por haber descubierto el propósito de Dios para su vida a través de los sueños y por todas las dificultades que se le atravesaron para llegar a su cumplimiento. A pesar de todo lo que se levantó en su contra injustamente, José es sinónimo de perseverancia, de credulidad en las palabras de Dios. Hebreos 11 nos dice: 22 Fue por la fe que José, cuando iba a morir, declaró con confianza que el pueblo de Israel saldría de Egipto. Incluso les mandó que se llevaran sus huesos cuando ellos salieran. Este hombre se halla en la lista exclusiva de héroes de la fe.

José es un nombre masculino de origen hebreo que lo que significa es: Dios dará, o quien multiplicara o añade Yahvé.

José vino a ser una profecía, un retrato, una figura, una ilustración del Señor Jesucristo, no por coincidencia, sino por Divina Providencia.

1. Solo Dios es determinador de tus sueños.

Génesis 37: 5Y soñó José un sueño, y lo contó a sus hermanos; y ellos llegaron a aborrecerle más todavía. 6Y él les dijo: Oíd ahora este sueño que he soñado: 7He aquí que atábamos manojos en medio del campo, y he aquí que mi manojo se levantaba y estaba derecho, y que vuestros manojos estaban alrededor y se inclinaban al mío. 8Le respondieron sus hermanos: ¿Reinarás tú sobre nosotros, o señorearás sobre nosotros? Y le aborrecieron aún más a causa de sus sueños y sus palabras.

Aunque la confesión del sueño de José frente a sus hermanos parecía un tanto arrogante, el ejercicio que él procuraba era asentar entre su familia lo que Dios había determinado sobre él, siendo una marca clara de la fe que lo distinguía. Dados los antecedente con seguridad él reconocía la reacción que tendrían sus hermanos, pero más allá de los que se han atrevido a afirmar algunos autores; que José necesitaba ser tratado en su carácter por Dios, su declaración es una muestra clara de una credulidad inquebrantable.

¿Ha experimentado usted tener la consideración de que su vida fue establecida por Dios para cosas grandes pero le da miedo confesarlo? Hay quienes experimentamos temor de contar lo dicho por Dios para nosotros, y una de las razones más recurrentes es nuestra falta de fe, dudamos que tal vez las cosas no se cumplan, estamos tan atados a creer que las cosas pasaran por nosotros mismos, que olvidamos que el determinador de nuestro sueño es Dios. A usted y a mí no debe preocuparnos como se cumplirán estas cosas, solo debemos perseverar en lo dicho por Dios.

Lucas 2: 48Cuando le vieron, se sorprendieron; y le dijo su madre: Hijo, ¿por qué nos has hecho así? He aquí, tu padre y yo te hemos buscado con angustia. 49Entonces él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar? 50Mas ellos no entendieron las palabras que les habló. 51Y descendió con ellos, y volvió a Nazaret, y estaba sujeto a ellos. Y su madre guardaba todas estas cosas en su corazón.

Juan 7: 1Después de estas cosas, andaba Jesús en Galilea; pues no quería andar en Judea, porque los judíos procuraban matarle. 2Estaba cerca la fiesta de los judíos, la de los tabernáculos; 3y le dijeron sus hermanos: Sal de aquí, y vete a Judea, para que también tus discípulos vean las obras que haces. 4Porque ninguno que procura darse a conocer hace algo en secreto. Si estas cosas haces, manifiéstate al mundo. 5Porque ni aun sus hermanos creían en él.

Hay quienes no solo no creerán en lo establecido por Dios para tu vida, sino que no lo entenderán, pero solo a ti y nada más que a ti te corresponde creerlo y entenderlo, para depender cada día más y más de Dios.

Hechos 9: 6El, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo: Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer. 15El Señor le dijo: Ve, porque instrumento escogido me es éste, para llevar mi nombre en presencia de los gentiles, y de reyes, y de los hijos de Israel;

2. El hecho de que un sueño provenga de Dios no quiere decir que no enfrentará resistencia.


Génesis 30: 1 Viendo Raquel que no daba hijos a Jacob, tuvo envidia de su hermana, y decía a Jacob: Dame hijos, o si no, me muero. 2 Y Jacob se enojó contra Raquel, y dijo: ¿Soy yo acaso Dios, que te impidió el fruto de tu vientre?

Ni la dificultad de la esterilidad de Raquel pudo impedir que José viniera a este mundo a cumplir su sueño. Cuando Dios decide que uno de sus hijos venga a esta tierra a brillar para su gloria, no hay nada que lo pueda detener. Este fue el principio de las dificultades que este hombre tendría que enfrentar, porque después de esto sufriría el ser; aborrecido, vendido, esclavizado, vituperado, encarcelado y finalmente olvidado.

Hay quienes hemos permitido que el sueño de Dios se diluya en medio de los afanes del día a día, solo nos conformamos con sobre vivir, pero hemos dejado de avanzar. Cuando leemos la vida de José descubrimos, que un pozo no le impidió seguir hacia la consecución del sueño establecido por Dios, ni estar esclavo en la casa de Potifar y mucho menos los barrotes de una cárcel.

Filipenses 1: 12Quiero que sepáis, hermanos, que las cosas que me han sucedido, han redundado más bien para el progreso del evangelio, 13de tal manera que mis prisiones se han hecho patentes en Cristo en todo el pretorio, y a todos los demás. 14Y la mayoría de los hermanos, cobrando ánimo en el Señor con mis prisiones, se atreven mucho más a hablar la palabra sin temor.

Lucas 4: 28 Al oír estas cosas, todos en la sinagoga se llenaron de ira; 29y levantándose, le echaron fuera de la ciudad, y le llevaron hasta la cumbre del monte sobre el cual estaba edificada la ciudad de ellos, para despeñarle. 30Mas él pasó por en medio de ellos, y se fue. No hubo manera en que Jesús pudiera ser detenido en el cumplimiento de su propósito. Recuerda: no morirás, sino que vivirás porque hay un sueño en Dios por cumplir.

Génesis 39: 1Llevado, pues, José a Egipto, Potifar oficial de Faraón, capitán de la guardia, varón egipcio, lo compró de los ismaelitas que lo habían llevado allá. 2Mas Jehová estaba con José, y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio. 20 Y tomó su amo a José, y lo puso en la cárcel, donde estaban los presos del rey, y estuvo allí en la cárcel. 21Pero Jehová estaba con José y le extendió su misericordia, y le dio gracia en los ojos del jefe de la cárcel.

No importa donde estés, solo asegúrate que Dios este contigo y nada podrá detenerte hacia la consecución de tu sueño. José se distingue en las escrituras por su pureza e integridad, esto nos permite discernir que Dios estuvo con él, porque todo el tiempo camino en su senda.

Mateo 27: 45Y desde la hora sexta hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena. 46Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?

Génesis 40: 12Y le dijo José: Esta es su interpretación: los tres sarmientos son tres días. 13Al cabo de tres días levantará Faraón tu cabeza, y te restituirá a tu puesto, y darás la copa a Faraón en su mano, como solías hacerlo cuando eras su copero. 14Acuérdate, pues, de mí cuando tengas ese bien, y te ruego que uses conmigo de misericordia, y hagas mención de mí a Faraón, y me saques de esta casa. 15Porque fui hurtado de la tierra de los hebreos; y tampoco he hecho aquí por qué me pusiesen en la cárcel. 23Y el jefe de los coperos no se acordó de José, sino que le olvidó. Pasaremos por momentos de desesperanza, pero tranquilos porque no serán suficientes para detener lo establecido por Dios.

3. Los sueños de Dios se diferencian de los nuestros porque trascienden más alla de nosotros mismos.


Génesis 50: 20Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo.

Después de tantas dificultades José se halla disfrutando del cumplimiento del sueño de Dios para su vida, pero no solo eso, sino que el Señor propicia un nuevo encuentro con sus hermanos y le permite ver la trascendía que este tenía, que iba más allá de un simple deseo personal. El saber esto nos debe llevar a experimentar una absoluta seguridad en que Dios siempre estará involucrado por las implicaciones que están sujetas al cumplimiento de nuestro sueño, hay cosas más grandes que sucederán al nosotros ser favorecidos.

Filipenses 1: 21Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. 22Mas si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger. 23Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor; 24pero quedar en la carne es más necesario por causa de vosotros. 25Y confiado en esto, sé que quedaré, que aún permaneceré con todos vosotros, para vuestro provecho y gozo de la fe, 26 para que abunde vuestra gloria de mí en Cristo Jesús por mi presencia otra vez entre vosotros.

No debemos tener una mente apegada a este mundo y a sus deseos porque ellos pasan, pero el que hace la voluntad de Dios tendrá una transcendencia eterna. Estamos tan apegados a esta tierra que invertimos todos nuestros esfuerzos en la consecución de cosas que no tienen mayor importancia, (Una casa, un carro, un buen trabajo, una fiesta, una comida, un vestido) no construimos un sueño que realmente tenga trascendencia, estamos conformes con ser uno más dentro del montón, mostramos poco interesados por cumplir el sueño de Dios para brillar para su gloria.

Conclusión

Asegúrate que el sueño que estas siguiendo tenga implicaciones eternas, que te dé la oportunidad de gozar de un lugar de honor entre los hijos de Dios, que brillaron en esta tierra y que les espera una gran recompensa.  
 
Pastor: David Bayuelo
Diciembre 2 de 2018

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.