En Todo Tiempo Contigo

en todo tiempo contigo - 2 Corintios 6:1-2Escuchar audio de esta predica 2 Corintios 6:1-2: Así, pues, nosotros, como colaboradores suyos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios. 2 Porque dice: En tiempo aceptable te he oído, Y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación.

Uno de los puntos al oficializar un matrimonio es el de votos, donde un hombre y una mujer se declara las promesas con que se sella el compromiso, de esta manera consolidándose la relación en un pacto inquebrantable.

De la misma manera cuando entregamos nuestras vidas al Señor, le estábamos declarando con nuestra boca y creyendo de corazón que estaríamos todo tiempo con Él, implica entonces, que entraríamos en una relación permanente, en una relación estable, en pacto. Establecida en un aprendizaje de conocer y ser conocido, en este caso, por el Señor.

Este aprendizaje de conocer y ser conocido demanda de ambas partes disposición en todo tiempo, es una entrega mutua sin condiciones, de manera desinteresada, porque estamos unidos en amor.

2 Co.6:1-2: Así, pues, nosotros, como colaboradores suyos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios. 2 Porque dice: En tiempo aceptable te he oído, Y en día de salvación te he socorrido. He aquí ahora el tiempo aceptable; he aquí ahora el día de salvación.

Como creyentes estamos en tiempo aceptable del Señor, porque estamos comprometidos en pacto. Estoy CONTIGO en todo tiempo.

Así como en el matrimonio sorteamos toda clase de circunstancias algunas buenas, felices, otras difíciles, duras, juntos –en pareja-, de la misma manera en nuestra relación con el Señor, en todo tiempo le decimos estoy Contigo y para decirlo tenemos en cuenta:

1. ESTOY CONTIGO EN TODO TIEMPO PORQUE TENGO PRESENTE NUESTRA ALIANZA

Pero este es el nuevo pacto que haré con el pueblo de Israel en ese día, dice el SEÑOR: Pondré mis leyes en su mente y las escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. He.8:10.

En toda relación sólida, la pareja se cuida una a la otra, los intereses, deseos, anhelos, no son individuales, sino que se convierte en UNO. Lo tuyo es mío y lo mío es tuyo. Sea en tiempos buenos o en tiempos de dificultad.

El tener presente nuestra alianza con el Señor implica serle fiel.

Conocemos que Dios es un Dios de pacto y todo lo que esto implica: amor, salvación, salud, prosperidad, protección, fidelidad, seguridad…todo esto Él nos provee, nuestra fidelidad se hace manifiesta al respetar el pacto que hemos hecho cuando recibimos lo que hemos acordado, fidelidad a pesar de lo que recibamos y de las circunstancias.

Fidelidad: es permanecer, estar firmes en lo que comenzamos, tener fe, ser personas confiables y responsables, fidelidad es lealtad a toda costa.

En cualquier relación es así, en el matrimonio, con los amigos, con las autoridades y especialmente con Dios, es que correspondamos con la misma fidelidad que se nos ha dado. Esto provocará que nuestras relaciones interpersonales y con Dios sean firmes y permanentes.

Daniel.6:10: Sin embargo, cuando Daniel oyó que se había firmado la ley, fue a su casa y se arrodilló como de costumbre en la habitación de la planta alta, con las ventanas abiertas que se orientaban hacia Jerusalén. Oraba tres veces al día, tal como siempre lo había hecho, dando gracias a su Dios.

Un ejemplo de ser fiel a Dios a pesar de las circunstancias más adversas que pudo tener un hombre, fue Daniel. En contexto fue exiliado a babilonia, Dios le da gracia ante el rey Darío y esto parece suscitar envidia en los corazones de los gobernadores y conspiran contra su vida haciendo que el rey promulgue un edicto que ningún hombre podía orar a su dios sino al rey y aquel que desobedeciera como sentencia iba ser echado al foso de los leones, Daniel lo escucha pero antes de amedrentarse por el edicto dice la Palabra que Daniel se levantaba y abría las ventanas de su casa y oraba 3 veces al día al Señor en dirección hacia Jerusalén. Con su actitud estaba firmando sobre su cabeza su sentencia de muerte.

No vacila. Ni hablar de dejar a su Dios, que ha estado con él desde el primer día.

El Dios de Daniel nunca le ha defraudado, y Daniel por lo tanto nunca defraudará a Dios.

2. ESTOY CONTIGO EN TODO TIEMPO PORQUE TE AMO

1 Jn.4:10 En esto consiste el amor verdadero: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo como sacrificio para quitar nuestros pecados.

El verdadero amor se experimenta y se conoce solo en Dios, fuera de él son emociones, es adrenalina. El amor es una decisión que se toma de manera voluntaria, a Dios nadie le obligo amarnos, Él nos ama de manera incondicional, no es demandante, ni necesita ser correspondido; esta clase de amor proviene sólo de Dios. Es el amor divino (Agápe), es sobrenatural, el más profundo.

No depende de los sentimientos. Es un amor sacrificado; que da sin esperar nada a cambio.

No da un trato a las otras personas basadas en la conducta de ellas, no muestra atención a las personas en base a su comportamiento, no piensa que el amor debe manifestarse como una recompensa de la buena conducta.

Es como decir: “Sin importar lo que una hombre (santo o pecador) me haga, nunca procuraré perjudicarlo ni vengarme. Jamás buscaré para él otra cosa que no sea lo mejor.”

Mi decisión por Él está determinada en el resultado de ellas.

Ahora bien, bajo el pacto o alianza en que estamos, aprendemos, aceptamos y recibimos su amor, por tanto mis acciones revelan mi amor por Él. Deut.30:19 A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros (de la decisión que tomes), que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia;

En la libertad otorgada que nos fue dada a través del sacrificio de Cristo, tomamos nuestras decisiones y con ella los consecuentes.

No podemos decir realmente que amas hasta que no tengas que elegir amar. No podemos hacer que nuestro esposo nos ame ni que nos siga amando, ¡no podemos hacer eso! Es su decisión. No puedo forzarlo. Dios tampoco nos obliga a amarlo.

Si tú no decides amar, no das, está implícito el dar en el amar.

Usted está aquí porque decidió venir a estar con Él.

En palabras de Jesús: “Ama al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente”. Es saber que Él es tuyo, y tú eres de Él, es un compromiso total y sin reservas para con Él. Es amarle con todo lo que tenemos, con todo lo que somos, nos creó con toda nuestra complejidad y que conoce cada cabello de nuestra cabeza.

Filp.3:7-8: Antes creía que esas cosas eran valiosas, pero ahora considero que no tienen ningún valor debido a lo que Cristo ha hecho. 8 Así es, todo lo demás no vale nada cuando se le compara con el infinito valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por amor a él, he desechado todo lo demás y lo considero basura a fin de ganar a Cristo 9 y llegar a ser uno con él.

Esto que acabamos de leer es el testimonio extraordinario de Pablo, todo lo que él consideraba en su vida como un activo se convirtió en pasivo, y él lo dice porque Por amor a él esto surge de su comunión personal con el Señor que lo llevo a ser UNO con el Señor.

Es una vida que expresa su decisión de amarle.

Si decido amarle entonces el consecuente es:

Le obedeceremos y serviremos.

Hablaremos a otros de Él.

Confiaremos en Él.

Tendremos comunión con Él.

Lo adoraremos y le daremos nuestros diezmos y ofrendas. Defenderemos a Dios y al evangelio.

Meditaremos en su Palabra.

Estaremos dispuestos a sufrir por Él.

El final de este versículo dice: escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia; Deut.30.19

CONCLUSION:

En todo tiempo Contigo es ser consciente de mi posición de comprometida debido a que de manera voluntaria estoy en alianza con el Señor y decidí amarte por quien eres Tú y no por lo que me puedas dar. Amor sin condiciones.
 
Pastora: Myriam Vargas 
Abril 15 de 2018

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.