Los Pastores también lloran

Los Pastores también lloran - 2 Corintios 7:5-7Escuchar audio de esta predica 2 Corintios 7:5 Porque de cierto, cuando vinimos a Macedonia, ningún reposo tuvo nuestro cuerpo, sino que en todo fuimos atribulados; de fuera, conflictos; de dentro, temores. 7:6 Pero Dios, que consuela a los humildes, nos consoló con la venida de Tito; 7:7 y no sólo con su venida, sino también con la consolación con que él había sido consolado en cuanto a vosotros, haciéndonos saber vuestro gran afecto, vuestro llanto, vuestra solicitud por mí, de manera que me regocijé aún más.

Hace unos días atrás mi esposa; la pastora, describió mientras enseñaba una y otra vez una necesidad por la cual estábamos orando, e hizo énfasis en la humanidad que nosotros aun portamos a pesar del llamado que hemos recibido en el Señor, yo sé que esto se escucha inverosímil, dada la imagen de fortaleza, entereza, y casi suficiencia que un ministro suele mostrar, y debo confesar lo poco cómodo que se siente el descubrir nuestra vulnerabilidad, sobre todo haciendo un reconocimiento tal como el que hoy haré a través de la enseñanza que vamos a escuchar y que lleva por título: "Los pastores también lloran"

Este seguramente es un encabezado inesperado, ya que a las ovejas les resulta difícil creer que un pastor pueda estar en necesidad de ser consolado, a menos que se le haya muerto algún familiar o algún ser querido. Bueno usted podría pensar si escucha este título y dado que yo soy pastor que esto tiene algo que ver conmigo, pero yo quiero decirle que yo estoy bien, que en este día en particular no estoy necesitado de consolación, no es que no he estado en necesidad en el pasado, no es que no lo pueda estar en el futuro, ya que probablemente eso ocurra en diferentes ocasiones, ya incluso me ha ocurrido viendo hacia atrás, pero en este presente; "Tranquilo que yo estoy bien". Pero el título de hoy si tiene que ver con otro pastor que no soy yo, y que vamos a descubrir a través del texto que estudiaremos y en donde él mismo va a dejar saber su necesidad en sus propias palabras.

2 Corintios 7:5 Porque de cierto, cuando vinimos a Macedonia, ningún reposo tuvo nuestro cuerpo, sino que en todo fuimos atribulados; de fuera, conflictos; de dentro, temores. 7:6 Pero Dios, que consuela a los humildes, nos consoló con la venida de Tito; 7:7 y no sólo con su venida, sino también con la consolación con que él había sido consolado en cuanto a vosotros, haciéndonos saber vuestro gran afecto, vuestro llanto, vuestra solicitud por mí, de manera que me regocijé aún más.

Para la mayoría de las ovejas es extraño pensar que su pastor pudiera estar en necesidad de consolación, yo no sé de qué modo, de qué manera o quien le ha enseñado a las ovejas que sus pastores son de hierro, o son indestructibles, o son de goma de tal manera que podemos estrellarlos contra la pared y quizás les podamos pasar por arriba y ellos van a rebotar siempre, que ellos son como súper man, y la realidad es que nada está más lejos de la verdad. Cuando nos remitimos a la escritura descubrimos de la misma boca del Apóstol Pablo que todos sin excepción en el cuerpo de Cristo incluyendo los que efectuamos algún ejercicio ministerial somos vasos de barro y si hay algo que vulnera la unidad de la iglesia es ese sentido auto destructivo de nuestro mismo cuerpo.

Los pastores somos seres humanos comunes y corrientes sujetos a pasiones. Cuando los pastores nos entristecemos o nos decepcionamos aquellos que los observan se sorprenden por que esto no debe ser, en otros casos los pastores oyen expresiones en contra de su carácter, de su ministerio como es el caso del pastor que estamos estudiando hoy, el oyó cosas de parte de los Corintios, pero las escuchan y se piensa que no hay manera, razón, motivo por la que él deba sentirse ofendido o herido. Aún más los pastores nos enfermamos como lo hacen todos los mortales, pero de muchas maneras y en muchos lugares él no tiene la oportunidad de ser ministrado en el momento de su debilidad.

Una vez más yo quiero decir que por la gracia de Dios yo estoy bien, pero el apóstol Pablo no estaba bien en estos momentos en los que escribió estas palabras, de forma que este mensaje reflejara la condición de este hombre de Dios en determinando momento y con seguridad nadie esperaría que el autor de la mayoría de las cartas del nuevo testamento diga alguna de las cosas que yo hoy voy a leer, él las dijo; él las escribió y entonces tu podrás entender mejor la necesidad de consolación que estaba experimentando Pablo de parte de sus ovejas, pero en particular con la iglesia de Corinto que el mismo planto.

1. Para mantenernos en unidad debemos saber que nuestros pastores también experimentan la aflicción.

2 Corintios 2:12 Cuando llegué a Troas para predicar el evangelio de Cristo, aunque se me abrió puerta en el Señor, 2:13 no tuve reposo en mi espíritu, por no haber hallado a mi hermano Tito; así, despidiéndome de ellos, partí para Macedonia. 2 Corintios 7:5 Porque de cierto, cuando vinimos a Macedonia, ningún reposo tuvo nuestro cuerpo, sino que en todo fuimos atribulados; de fuera, conflictos; de dentro, temores.

Leí estos dos pasajes porque hallamos que Pablo hace algo un tanto extraño en el capítulo 2 versículo 13, a partir de allí él abre un paréntesis por los próximos cinco capítulos, el emprende una defensa de su ministerio y las falsas acusaciones que se habían levantado en contra de él y ahora cinco capítulos después el retoma su preocupación exactamente donde la había dejado en el capítulo 2 verso 13 con respecto a Tito a quien el esperaba y no aparecía.

Pablo se sentía profundamente triste por la situación tan dura que había tenido que enfrentar con la iglesia de Corintios y en este momento en particular por no poder encontrar a Tito su discípulo y compañero de ministerio. Pablo amó las ovejas y amó a sus compañeros de ministerio y en este caso en particular la desaparición de Tito lo tenía en una profunda angustia.

Pero para podernos situar en tiempo y espacio esta es la cronología de los hechos; en su segundo viaje misionero Pablo envió a Timoteo a la ciudad de Corintios, Timoteo va a corintio y encuentra un relajo total, le reporta a Pablo lo carnal que la iglesia ha estado viviendo y eso hace que Pablo regrese a Corinto en una visita relámpago que fue sumamente dolorosa, evidentemente durante esa visita alguien en la congregación se levanta contra Pablo y lo acusa, él habla de esto en 2 de corintios 2: 6, aparente mente hay una confrontación publica y Pablo regresa dolido a Éfeso y desde Éfeso escribe una carta severa a la iglesia de Corintio, justamente para confrontar sus inmadureces espirituales y emocionales, en otras palabras su carnalidad. Él envía esta carta con Tito y había acordado con él que se encontraran en algún lugar de Macedonia, algunos especulan que en Filipo, iglesia que él había fundado seis años antes, pero no aparecía y eso era una de las cosas que lo tenía triste y que lo lleva incluso a dejar de lado una puerta que se le había abierto.

Dígale a la persona que está a su lado; "nuestros pastores también sufren, ellos también sangran"

La palabra traducida allí como atribulados es (Thlí-psis): y lo que significa es: angustia, aflicción o sufrimiento ocasionado por la presión de las circunstancias. Se usa en relación con la angustia del parto, la persecución, el encarcelamiento, la pobreza y la adversidad comunes a los huérfanos y a las viudas, el hambre y el castigo por mala conducta. La tribulación que aquí menciona el apóstol Pablo es debido a la conducta impropia de los cristianos de Corinto y el haberlos tenido que corregir con severidad. Así que lo que el gran apóstol Pablo está manifestando es; "Hemos llegado a Macedonia y no hemos podido encontrar a Tito, no tenemos información de la iglesia de Corintios, me pesa no encontrar a mi discípulo del alma y yo tengo conflictos por fuera con Corinto y una condición por dentro que no me da reposo", ahora, él no nos especifica cuáles son las cosas que le causan temor, pero Pablo dice que él tiene temores.

Santiago 5:17 Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses.

Elías enfrenta múltiples situaciones entre ellas a los 400 profetas de Baal y 450 de Asera que servían a los reyes de Israel y después de este momento entra en un profundo temor por las amenazas de la reina. Ahora Pablo dice por dentro tengo temores lo más seguro por Tito al no conocer su paradero, o tal vez temía a ciertas acusaciones que se habían levantado contra él o si los corintios finalmente iban a reconocer que esto era una falsedad, el tenia temor que esto se fuera a quedar así permanentemente y la irreconciliación creciera en el tiempo, no conocemos los detalles pero sabemos que él estaba pasando por experiencias que lo estaban llevando a sentirse atemorizado y que tenía necesidad de ser consolado.

1 Tesalonicenses 5:11 Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.5:12 Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan; 5:13 y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra. Tened paz entre vosotros. No podemos olvidarnos que nuestros pastores son ovejas e hijos de nuestro mismo Padre.

Bueno usted se preguntara y que es lo que sufren los siervos de Dios, mire que dice Pablo 2 Corintios 11:28 y además de otras cosas, lo que sobre mí se agolpa cada día, la preocupación por todas las iglesias. 11:29 ¿Quién enferma, y yo no enfermo? ¿A quién se le hace tropezar, y yo no me indigno?

2. Para mantenernos en unidad debemos saber que nuestros pastores también necesitan consolación.

2 Corintios 7:6 Pero Dios, que consuela a los humildes, nos consoló con la venida de Tito; 7:7 y no sólo con su venida, sino también con la consolación con que él había sido consolado en cuanto a vosotros, haciéndonos saber vuestro gran afecto, vuestro llanto, vuestra solicitud por mí, de manera que me regocijé aún más.

Corintios es la iglesia que más problemas le dio a Pablo, esta es la cosa que quizás más lo ha agobió; su relación con la iglesia, de manera que tenemos al apóstol allí atribulado por conflictos externos y por temores internos y en necesidad de consolación y ¿cómo lo sabemos? En primer lugar porque él dice que esta atribulado y en segundo lugar cuando pasamos a ver la consolación de Dios nos queda claro que este era un hombre en necesidad.

En el versículo 5 Pablo plantea el problema estoy atribulado por fuera y por dentro, versículo 6 la solución: 7:6 Pero Dios, que consuela a los humildes, nos consoló con la venida de Tito; 7:7 y no sólo con su venida, sino también con la consolación con que él había sido consolado en cuanto a vosotros, haciéndonos saber vuestro gran afecto, vuestro llanto, vuestra solicitud por mí, de manera que me regocijé aún más.

Pablo admite estar muy triste y hace mención del Dios de su consolación esto resulta ser interesante porque en el capítulo 1 de segunda de Corintios 1:3 él nos dice: Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, 1:4 el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios. 1:5 Porque de la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación. 1:6 Pero si somos atribulados, es para vuestra consolación y salvación; o si somos consolados, es para vuestra consolación y salvación, la cual se opera en el sufrir las mismas aflicciones que nosotros también padecemos. 1:7 Y nuestra esperanza respecto de vosotros es firme, pues sabemos que así como sois compañeros en las aflicciones, también lo sois en la consolación.

Este Dios de toda consolación muchas veces permite que pasemos dificultades para ser consolados y que nosotros aprendamos a consolar a otros con el mismo consuelo con que hemos sido consolados.

Ahora Pablo nos dice: "y Dios que consuela a los deprimidos nos consoló", la primera manera en que lo consoló fue permitiéndole encontrar a Tito y en segundo lugar por el reporte que Tito trajo acerca de los Corintios.

Pablo amaba sin duda a las ovejas, pero también amaba a sus compañeros de ministerio, él no sabía si Tito estaba sano y salvo, no sabía si los Corintios acatarían la carta severa que él les había enviado, cuando Tito llega él puede ver que está bien y en segundo lugar el recibe un reporte favorable, ya que a través de este reporte Pablo se enterara de tres cosas que son una maravillosa clave para mantenernos en unidad con los ministros que Dios nos ha dado para pastorear nuestras vidas;

1. "Quiero informarte el gran afecto de los Corintios por ti"

2. "De su llanto, esta gente ha llegado hasta llorar" y

3. "De su celo por ti Pablo".

La frase traducida como su gran afecto en realidad en el original implica su gran anhelo o profundo deseo y es de reconciliarse con su plantador, con su pastor finalmente y parte de lo que lo ayuda a entenderlo así es que Tito le informa a Pablo de su llanto, los Corintios lloraron, por lo que había ocurrido, lloraron por lo que habían hecho, por haber permitido que estas acusaciones se levantaran y Pablo dice en un momento dado: "Nadie salió en mi defensa". Y como eso produjo un profundo dolor y un distanciamiento y finalmente Tito le dice: "Pablo yo también quiero informarte de su gran celo por ti, que una manera de traducirlo es su gran lealtad, aquellos que se habían distanciado de ti ahora que yo estuve halla yo te puedo decir y te traigo reporte ellos recobraron la lealtad hacia ti".

Pablo había sido para los Corintios ese pastor incansable, ese pastor que les amaba profundamente, aquel que les aconsejaba, que paso tiempo con ellos, que les presento el evangelio o que incluso les restauro, un pastor que cuando les hablaba con firmeza lo que hacía era gritarles yo les amo, un pastor con una paciencia infinita. Pero esta iglesia fue tolerante con la murmuración hacia su líder, fueron implacables a la hora de verle con desprecio, sin duda Pablo nunca se mostró perfecto porque él nos deja ver que aún no lo había alcanzado todo, el seguía un proceso de transformación y esto nos lleva al punto de nuestra predicación, "El necesitaba consolación". Consolación que le fue dada por Dios a través de la restauración de su relación con su iglesia.

Mi esposa y yo hemos tenido un mismo pastor por más de 21 años y el que tuvimos antes a quien amamos mucho dejo de ser nuestro pastor porque tuvo que irse del país por el bienestar de su familia. Nuestros pastores tienen defectos no tenemos ninguna duda de eso, pero lo cierto es que ellos nunca nos han anunciado su perfección y eso nos lleva a pensar; por qué sus defectos deberían pesar más que sus virtudes para con nosotros a la hora de ser puestos en una balanza, así que cuando ellos nos exponen sus necesidades e incluso sus falencias esto nos hace pensar que nosotros no estamos para juzgarlos sino para consolarlos, con una Palabra, con una bendición, con una muestra de afecto.

Si usted me pregunta ¿por qué hemos permanecido por tantos años con este hombre y esta mujer? La respuesta me la da la escritura; Jeremías 3:15 y os daré pastores según mi corazón, que os apacienten con ciencia y con inteligencia. Nunca se le olvide Dios no le dio una iglesia o una congregación, Él le dio un pastor para que lo apaciente. Mejores iglesias que esta hay por todas partes, solo a unos cuantos pasos hay una que con seguridad es mejor, pero en este mundo solo existe un pastor y yo le doy gracias a Dios porque me permitió encontrar al mío.

Como mi esposa y yo podríamos ser desagradecidos y desleales con quienes nos han apacentado, amado y bendecido sin pedirnos nada a cambio, y con una profunda paciencia y tolerancia en medio de nuestras carnalidades, ellos dieron su vida imperfecta a un Dios perfecto para servirle guiando con temor y temblor su rebaño.

Conclusión

El resultado del reporte traído por Tito fue que Pablo se regocije aún más, dice la escritura: "Me regocije primero cuando vi a Tito y luego cuando él me conto de su llanto de su celo por mí y de su gran afecto o su gran deseo por reconciliarse", "ahora si es verdad que yo me siento mucho más regocijado" Pablo utiliza esa palabra regocijar múltiples veces, 29 veces en sus epístolas y lo que implica es un sentido de alegría que todos debemos tener por la certeza de que aun en las peores circunstancias Dios esta obrando. Hay una tristeza por un lado en nuestra humanidad y en medio de esa misma tristeza decimos: "Pero yo también sé que todo esto está cooperando para bien" Así que mi disposición debe ser experimentar del otro lado de la moneda el gozo del Señor.

Quiero terminar con esta lectura que se halla en Mateo 26:36 Entonces llegó Jesús con ellos a un lugar que se llama Getsemaní, y dijo a sus discípulos: Sentaos aquí, entre tanto que voy allí y oro. 26:37 Y tomando a Pedro, y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a entristecerse y a angustiarse en gran manera. 26:38 Entonces Jesús les dijo: Mi alma está muy triste, hasta la muerte; quedaos aquí, y velad conmigo. 26:39 Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú. 26:40 Vino luego a sus discípulos, y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: ¿Así que no habéis podido velar conmigo una hora? 26:41 Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil. 26:42 Otra vez fue, y oró por segunda vez, diciendo: Padre mío, si no puede pasar de mí esta copa sin que yo la beba, hágase tu voluntad. 26:43 Vino otra vez y los halló durmiendo, porque los ojos de ellos estaban cargados de sueño. 26:44 Y dejándolos, se fue de nuevo, y oró por tercera vez, diciendo las mismas palabras. 26:45 Entonces vino a sus discípulos y les dijo: Dormid ya, y descansad. He aquí ha llegado la hora, y el Hijo del Hombre es entregado en manos de pecadores. 26:46 Levantaos, vamos; ved, se acerca el que me entrega.

Solo quiero decirte que aun el pastor de pastores un día necesito consolación.
 
Pastor: David Bayuelo
Diciembre 10 de 2017

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.