Dios es Fiel

Dios es Fiel - Deuteronomio 7:8-11Escuchar audio de esta predica Deuteronomio 7:8 sino por cuanto Jehová os amó, y quiso guardar el juramento que juró a vuestros padres, os ha sacado Jehová con mano poderosa, y os ha rescatado de servidumbre, de la mano de Faraón rey de Egipto. 7:9 Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones; 7:10 y que da el pago en persona al que le aborrece, destruyéndolo; y no se demora con el que le odia, en persona le dará el pago. 7:11 Guarda, por tanto, los mandamientos, estatutos y decretos que yo te mando hoy que cumplas.

¿Qué tanto conocemos al Dios en el que decimos creer?, ¿Qué tanto conocemos al Dios que le hemos confiado nuestra vida eterna?

¿Qué tan bien conocemos al Dios de la Biblia a quien buscamos cuando necesitamos ayuda?

La verdad es que la mayoría de las personas no lo conocen muy bien. Incluso aquellos que afirman haber depositado en Él su fe para vida eterna puede que no tengan un conocimiento fiable, pues sus creencias no coinciden con lo que enseña la Biblia. Además, lo que algunos proclaman creer acerca de Dios se contradice con el estilo de vida que llevan.

El conocer a Dios nos permitirá descubrirlo como alguien fiel, como alguien que hará lo que dice que hará y como dice que lo hará y cuando dice que lo hará y no hay excepciones porque Él es Dios fiel.

Hay muchos atributos de Dios descritos en las Sagradas Escrituras y uno de ellos es su fidelidad. Antes de guiar al pueblo de Israel hacia la tierra prometida, les dijo: "Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones; y que da el pago en persona al que le aborrece, destruyéndolo; y no se demora con el que le odia, en persona le dará el pago" (Dt 7.9, 10).

En este texto Dios habla al pueblo por medio de Moisés para que se preparen para recibir la bendición que estaba a punto de darles y en el hallamos como Él mismo se describe como Dios fiel.

Ahora, ¿qué significa ser fiel? Ser fiel significa ser confiable.

Podemos estar seguros de que el Señor hará lo que ha prometido en su tiempo y según su voluntad. Sus promesas son dignas de nuestra confianza, aunque no siempre son positivas. Su fidelidad se aplica no solo al compromiso que tiene de mostrar misericordia a los que obedecen a Cristo, sino que también incluye una promesa de juicio y castigo para los que le aborrecen.

La fidelidad de Dios está cimentada en su naturaleza inmutable. El Dios de Génesis 1.1 es el mismo que encontramos en los 66 libros de la Biblia. El Señor es el Juez justo y maravilloso de toda la humanidad y todos tendremos que rendirle cuentas algún día. Hebreos 9:27 Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio,

Muchos tienen un concepto de Dios que no corresponde con la verdad. Piensan que pueden vivir como quieran, pero cuando lleguen los problemas y las consecuencias, Dios los librará. Creen que Dios solo considera pecado aquello que parece realmente malo como, por ejemplo; quitarle la vida a alguien o algo por el estilo. Confían en que el Señor comprende sus debilidades y fracasos y que pasará por alto sus pecados.

Todas esas ideas contradicen lo que enseña la Biblia. Nuestro Padre celestial ve todos nuestros pecados y los toma muy en serio, el no simplemente los ignora hay una penalidad para el pecado y punto, así Él lo manifiesta en su Palabra. No existe ningún pecado que sea oculto para el Señor. Él nos advierte: "y sabed que vuestro pecado os alcanzará" (Nm 32.23). Dios en su fidelidad no solo nos bendice con lo mejor, sino que también nos confronta con lo peor que puede haber en nosotros. Puesto que Él es Justo y Santo hay una condena para el pecado. ¿Corresponde su idea del Dios de su vida con esta que expresa la Biblia?

Aquellos que no conocen al Señor quizás lo vean como una deidad distante, al cual pueden acudir cuando lo necesiten. Si se les pide que describan a Dios, rápidamente afirman que no pueden describirle con palabras. Sin embargo, lo que realmente sucede, es que no pueden hablar de Él, pues no lo conocen. Tienen una perspectiva de Dios que no está basada en la Biblia. Es por eso que no confían en la fidelidad del Señor, solo esperan que responda sus oraciones.

Como seres humanos, tendemos a crear nuestra propia versión de Dios, pero si no coincide con lo que describe la Biblia, entonces no estamos hablando del único Dios verdadero, ya que todos los demás son falsos. Sin la Biblia tendríamos la excusa perfecta para nuestras ideas tergiversadas, pero el Señor nos ha dado su Palabra para que lo conozcamos y podamos relacionarnos con Él.

¿Cómo podemos saber que nuestro Dios, es el Dios fiel que expresa la Biblia?

1. Dios siempre hace lo que ha dicho que hará y cumple cada una de sus promesas.

2. Dios nunca olvida, flaquea ni deja de cumplir su Palabra.

3. Dios es confiable, fidedigno, constante, inquebrantable, firme e incondicional.

Si nuestro Dios no es así tenemos al dios equivocado, porque en otras palabras el verdadero Dios es quien es todo el tiempo. Esto es una garantía maravillosa, porque si Él fuera cámbiate en su identidad, en su carácter, no podríamos confiar en Él. Esto nos conduce a saber que su naturaleza inmutable es el origen de su fidelidad y la razón de nuestra seguridad y confianza en Él.

Hay algunos atributos de Dios que con seguridad conocemos muy bien, pero que es bueno que los recordemos para que sepamos porque vale la pena confiar en Él.

El primero es la omnisciencia

El Señor conoce todo; el pasado, el presente y el futuro. Él no tiene que revisar ninguna Palabra que haya dicho, el no incumple ninguna promesa. Ningún evento lo sorprende, ni tampoco olvida aquello que ya sucedió. Sabe si vivimos en pecado o de acuerdo a su voluntad. Aunque tratemos de ignorarlo, nuestro Padre celestial sabe todo lo que sucede, y nada se le puede esconder, nosotros podemos auto engañarnos pero no hay manera de hacerlo con Él. Cuando hacemos algo bien esperamos que Él lo sepa y con certeza Él lo ha visto, pero de la misma manera pretendemos que lo malo no sea visto por sus ojos y eso no corresponde con este maravilloso atributo. 1 Samuel 12:7 Entonces dijo Natán a David: Tú eres aquel hombre. Así ha dicho Jehová, Dios de Israel: Yo te ungí por rey sobre Israel, y te libré de la mano de Saúl, 12:8 y te di la casa de tu señor, y las mujeres de tu señor en tu seno; además te di la casa de Israel y de Judá; y si esto fuera poco, te habría añadido mucho más. 12:9 ¿Por qué, pues, tuviste en poco la palabra de Jehová, haciendo lo malo delante de sus ojos? A Urías heteo heriste a espada, y tomaste por mujer a su mujer, y a él lo mataste con la espada de los hijos de Amón.

1 Samuel 15:13 Vino, pues, Samuel a Saúl, y Saúl le dijo: Bendito seas tú de Jehová; yo he cumplido la palabra de Jehová. 15:14 Samuel entonces dijo: ¿Pues qué balido de ovejas y bramido de vacas es este que yo oigo con mis oídos?

¿De verdad usted cree que podemos esconder algo de Dios?

Dios es omnisciente y por tanto Él es fiel.

Es omnipotente

Pienso en las personas que ahora mismo están pasando por una dificultad, bueno Dios tiene el poder para hacerlo todo y todos necesitamos que sea omnipotente, necesitamos su poder en nuestras vidas, necesitamos recordar esto porque nos conducirá directamente al que puede resolver cualquier situación. Dios tiene el poder necesario para hacer lo que desea. No debemos temer, pues tiene el poder para contestar nuestras oraciones, proveer para nuestras necesidades y cumplir sus promesas. Si no interviene en nuestra vida de la manera que deseamos, no es porque no tiene el poder, sino porque obra para que se cumpla su voluntad y no la nuestra, si cumpliera todo lo que a nosotros se nos antoja tendría que cambiar todo el tiempo y dejaría de ser un Dios confiable.

No podríamos decir que Dios es fiel sino tuviera todo poder, Él tiene el suficiente poder para contrarrestar cualquier cosa que se nos presente en la vida. Si no fuera así no podría calificar para ser Dios.

Hechos 27:22 Pero ahora os exhorto a tener buen ánimo, pues no habrá ninguna pérdida de vida entre vosotros, sino solamente de la nave. 27:23 Porque esta noche ha estado conmigo el ángel del Dios de quien soy y a quien sirvo, 27:24 diciendo: Pablo, no temas; es necesario que comparezcas ante César; y he aquí, Dios te ha concedido todos los que navegan contigo. 27:25 Por tanto, oh varones, tened buen ánimo; porque yo confío en Dios que será así como se me ha dicho. 27:26 Con todo, es necesario que demos en alguna isla. 27:27 Venida la decimacuarta noche, y siendo llevados a través del mar Adriático, a la medianoche los marineros sospecharon que estaban cerca de tierra; 27:28 y echando la sonda, hallaron veinte brazas; y pasando un poco más adelante, volviendo a echar la sonda, hallaron quince brazas. 27:29 Y temiendo dar en escollos, echaron cuatro anclas por la popa, y ansiaban que se hiciese de día. 27:30 Entonces los marineros procuraron huir de la nave, y echando el esquife al mar, aparentaban como que querían largar las anclas de proa. 27:31 Pero Pablo dijo al centurión y a los soldados: Si éstos no permanecen en la nave, vosotros no podéis salvaros. 27:32 Entonces los soldados cortaron las amarras del esquife y lo dejaron perderse. 27:33 Cuando comenzó a amanecer, Pablo exhortaba a todos que comiesen, diciendo: Este es el decimocuarto día que veláis y permanecéis en ayunas, sin comer nada. 27:34 Por tanto, os ruego que comáis por vuestra salud; pues ni aun un cabello de la cabeza de ninguno de vosotros perecerá.

Es omnipresente

El Señor siempre está presente en todo lugar. Tanto los santos como los pecadores estamos ante su presencia en todo momento. Dios no está aquí un momento y luego va a otro

lugar, todos estamos en su presencia y esto es parte de su fidelidad, no hay lugar en el que no podamos ir sin Él. Aunque hay ocasiones en las que desearíamos poder escondernos debido a nuestro pecado, no hay forma en que podamos escaparnos de su presencia, cuando usted y yo pecamos creemos que Dios no está allí, ¡Claro que esta allí! Cuando pienso en las personas que esconden su pecado ¿Cómo esconderlo frente a la luz de un Dios que está en todo? Esa es la mentira del diablo. En realidad, estar sin la presencia del Señor nunca podrá ser lo que realmente deseamos. Cuando le pertenecemos, Él camina fielmente con nosotros a través de cada prueba, angustia y carga, dándonos su consuelo, guía y paz. (Adán y Eva) Génesis 3:8 Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto. 3:9 Mas Jehová Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú? 3:10 Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí. 3:11 Y Dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses?

Es veraz

Nuestro Padre celestial nunca nos engañará ni nos miente. Él es la fuente de toda verdad y siempre dice lo que es verdadero en su Palabra. En las Sagradas Escrituras Dios nos da dirección para cada situación que podamos enfrentar. Si confiamos en Él y no en nuestro propio conocimiento, enderezará nuestras veredas y nos guiará por el camino correcto Proverbios 3:5 Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia. 3:6 Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas. Dios nunca nos desorientaría, hay personas que pueden confundirnos pero nuestro Señor teniendo la verdad nos quitara toda confusión ya que no hay ni un solo aspecto de la vida que Dios no halla mencionado en su Palabra. Su veracidad confirma su maravilloso amor hacia nosotros ya que cuando hay alguna mentira en nosotros el desde nuestro corazón nos hará sentir lo que esta mal para que podamos regresar a sus caminos.


Es inmutable

El Señor siempre es el mismo: santo y perfecto. Su naturaleza y atributos nunca cambian. Su poder no disminuye; su conocimiento no puede menguar; sus propósitos se mantienen firmes y sus promesas nunca fallan. Sin embargo, nosotros cambiamos de parecer. A veces somos fieles y en otras ocasiones pecamos, pero nunca debemos creer que el Señor cambiará su manera de pensar. Cada vez que venimos a Cristo, Él nos da gracia, misericordia y sabiduría, y promete llevarnos con seguridad a una eternidad con Él después de la muerte.

Conclusión

Hoy Dios quiere que reflexionemos en el hecho de que Él nos ama de manera incondicional, esta es la mejor forma de poder reconocer su gran fidelidad, una fidelidad que Él no nos va a probar sino que ya nos la probo a través de un extraordinario sacrificio en la cruz del calvario y no cuando éramos sus amigos sino cuando éramos sus enemigos.

¿Te has preguntado si el Dios que sigues es fiel?
 
Pastor: David Bayuelo
Diciembre 1 de 2017

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.