El Dios Que Me Consuela

El Dios que me consuela
Pastor: David Bayuelo
Cita Biblica: 2 Corintios 1:3-4
Fecha: Agosto 9 de 2019
Escuchar audio de esta predica

2 Corintios 1:3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, 1:4 el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios.

Esta es una carta intensamente personal, donde Pablo presenta al Señor como el Dios de toda consolación y a la vez al final de la epístola el escritor hace una defensa de su ministerio apostólico, algo que él no quería hacer pero se ve obligado a hacerlo ya que de no haberlo hecho las verdades presentadas en esta parte de las escrituras hubieran quedado en entredicho o en cuestionamiento.

Esta es la carta más personal que Pablo haya escrito y fue escrita por diferentes razones. En primer lugar Pablo escribe esta carta para presentarnos al Dios de toda consolación algo que el menciona desde el capítulo 1 hasta el capítulo 7, en segundo lugar para motivar a los Corintios a continuar con la recolección de una ofrenda que ellos habían prometido para la iglesia de Jerusalén en los capítulos 8 y 9 y hacia el final efectúa una defensa de su ministerio en vista de que falsos maestros habían infiltrado la iglesia tratando de diseminar la idea de que Él no tenía ninguna autoridad para escribir y demandar una serie de cosas como lo estaba haciendo.

En lo que hoy Dios quiere que nos centremos es en la palabra consolación que aparece 27 veces en esta carta y nueve de ellas se encuentran en este primer capítulo.

Corintios fue una iglesia que hizo sufrir mucho al apóstol Pablo ya que ellos no le brindaron el apoyo que él esperaba frente a los falsos maestros que procuraban desvirtuar su apostolado.

Pablo nos presenta al consolador y nos habla de su consolación y la palabra que el utiliza es "parakaléo". Algunos de nosotros seguramente hemos ido a consolar a alguien y esto nos da una idea de lo que eso implica, pero con seguridad no tenemos la visión completa de lo que Pablo intenta transmitir cuando habla del Padre de toda consolación, porque esa Palabra griega "parakaléo" es extremadamente rica en desde su idioma original, ya que implica; "venir y estar al lado de otro, aliviar el dolor de otro, apoyar ese otro en medio de su dolor, venir al lado de ese otro para fortalecerlo de tal manera que pueda hacerle frente a la vida y a la dificultad a la que se está enfrentando". Es alguien que viene a mi lado en la persona del Espíritu Santo alivia nuestro dolor y nos ayuda a pasar la dificultad, nos ayuda a enfrentarla y nos motiva para que lo podamos lograr. No es solo que se posa a mi lado y me dice unas cuantas palabras, y me da unas cuantas palmaditas, sino que es alguien que tiene la capacidad de traer descanso en medio de mí dolor, alguien capaz de perdonar el pecado cuando yo he pecado, alguien capaz de restaurar lo que yo he dañado o lo que otro ha dañado, alguien que pueda fortalecer al debilitado, alguien que pueda traer gozo a mi alma que ha sido abatida, alguien que pueda traer compañía cuando me siento solo, alguien que pueda traer esperanza cuando me siento desalentado. Definitivamente eso es lo que necesitamos, ese es el Padre que Pablo presenta como el Dios de toda consolación.

Después que Pablo describe al consolador, él nos ayuda entender su consolación, entendido el Consolador, podremos entender mejor su consolación.

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.