El Dios de lo Inesperado

El Dios de lo inesperado
Pastor: David Bayuelo
Cita Biblica: Mateo 17:24-27
Fecha: Enero 25 de 2019
Escuchar audio de esta predica

Mateo 17:24 Cuando llegaron a Capernaum, vinieron a Pedro los que cobraban las dos dracmas, y le dijeron: ¿Vuestro Maestro no paga las dos dracmas? 17:25 Él dijo: Sí. Y al entrar él en casa, Jesús le habló primero, diciendo: ¿Qué te parece, Simón? Los reyes de la tierra, ¿de quiénes cobran los tributos o los impuestos? ¿De sus hijos, o de los extraños? 17:26 Pedro le respondió: De los extraños. Jesús le dijo: Luego los hijos están exentos. 17:27 Sin embargo, para no ofenderles, ve al mar, y echa el anzuelo, y el primer pez que saques, tómalo, y al abrirle la boca, hallarás un estatero; tómalo, y dáselo por mí y por ti.

Lo primero que nos muestra esta historia es que Jesús y los discípulos habían estado de viaje, y que ahora habían regresado a Capernaum y en ese entonces los recolectores de tributos, estaban localizados a la entrada de la ciudad. Esto que ellos recogían era usado para el mantenimiento del Templo, y todo varón judío mayor de veinte años de edad tenía la obligación de pagar este impuesto ya que así se hallaba establecido en la ley.

Por otro lado la orden de Jesús dada a Pedro para poder tener recursos y así estar a cuentas con el fisco, nos da evidencia de que no tenían como cubrir en ese momento esa necesidad, pero la fe del discípulo lo llevaría no solo a tener lo suficiente para pagar la obligación de su maestro sino también la de él.

Al igual que Pedro a veces nos hallamos bajo circunstancias similares y lo que hacemos es dedicarnos a pensar cómo podrían resolverse ciertas cosas y terminamos quedando atrapados en la lógica de los asuntos y esto nos conduce a perder la expectativa en el Dios de lo inesperado. Pedro respondió con un ¡Sí! absoluto a los cobradores de impuestos, sin medir, sin pensar, sino en la contemplación de la suficiencia de Dios y esto le permitió ver actuar al Dios de lo inesperado.

Es impresionante las veces que una y otra vez la Biblia describe a nuestro Dios como el Señor de lo incalculable, inesperado o impredecible. Él siempre tendrá una salida, una puerta más allá de lo natural, un haz bajo la manga, el nunca dudar de su Palabra nos llevara más allá de lo que podemos pedir o entender como dijo el apóstol Pablo.

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.