El Carácter del que Espera II

el caracter del que espera 2 web - Habacuc 2:2-4
Pastor: David Bayuelo
Cita Biblica: Habacuc 2:2
Fecha: Julio 8 de 2018
Escuchar audio de esta predica

Habacuc 2:2 Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella. 2:3 Aunque la visión tardará aún por un tiempo, más se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará. 2:4 He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; mas el justo por su fe vivirá.

Habacuc vivió en uno de los periodos más críticos en la historia de la nación de Judá, el país había caído en una decadencia absoluta, sus habitantes más pobres sufrían una fuerte opresión y el sistema legal había colapsado por completo. El profeta estaba movido por un sentido de equidad que no le permitía ignorar la injusticia rampante que lo acechaba. El mundo que rodeaba Judá estaba en guerra, con Babilonia ganando territorio sobre Asiría y Egipto. Todo esto lo coloca frente a la necesidad de presentar una serie de grandes preguntas de la vida a su creador.

Este libro nos ofrece el testimonio de un hombre que inicio su ejercicio espiritual transitando desde las dudas a la fe, esto podemos comprobarlo en la diferencia marcada entre su primera oración y la oración tan impresionante con la que termina este libro. En los primeros cuatro versículos Habacuc demuestra estar abrumado por las circunstancias que lo rodean. No puede pensar en otra cosa que no sea la violencia y la iniquidad que ve en medio del pueblo. Aunque se dirige al Señor, sus palabras descubren a alguien que no cree que la soberanía de Dios esté actuando sobre la tierra; que sus palabras han sido olvidadas; su mano no se manifiesta; Dios a su parecer no puede ser hallado en ninguna parte. Pareciera que los hombres malvados estuvieran en control de todo, ya que ellos actuaban como quien no tiene ningún freno de Dios.

Iniquidad… dificultad… saqueos… violencia…pleitos… contiendas… la ley es ineficaz… la justicia nunca prevalece… los malvados tienden cerco a los rectos… el juicio de los perversos prospera… Palabras y frases como estas describen la escena, pero que diferente es la situación en los últimos tres versículos del libro. Nada y todo ha cambiado, ya que el profeta ya no está bajo el control de las circunstancias o ansioso por su causa, porque ha alzado su vista. Los acontecimientos del momento ya no nublan su mente, porque se ha elevado por encima de ellos. En lugar de dejarse dominar por las fatalidades del mundo que lo rodea, Habacuc ha puesto su esperanza en Dios; ha descubierto que el Señor es la fuente de su fuerza y gozo. Se da cuenta que ha sido llamado a propósitos más altos. “Y en mis alturas me hace andar”. Así que Habacuc ha pasado de la queja a la confianza, de la duda a la fe, del hombre a Dios, del valle a la cima.

Todo esto nos describe los momentos frente a los cuales cualquier hijo de Dios puede estar, incluyendo a los que le servimos, si miramos hay un momento transicional entre las quejas de Habacuc y las respuestas de Dios y ese lo hallamos en los versículos que son motivo de nuestro estudio. Habacuc 2:2 Y Jehová me respondió, y dijo: Escribe la visión, y declárala en tablas, para que corra el que leyere en ella. 2:3 Aunque la visión (El plan de Dios) tardará aún por un tiempo, más se apresura hacia el fin, y no mentirá; aunque tardare, espéralo, porque sin duda vendrá, no tardará.

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.