UNIDAD, Humillación y Exaltación

unidad humillacion y exaltacionweb2 - Filipenses 2:1-11
Hermano: Jorge Castro
Cita Biblica: Filipenses 2: 1-11
Fecha: Abril 6 de 2018
Escuchar audio de esta predica

En la creación estaban el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Millares de Angeles, Arcángeles, Serafines y Querubines adoran al Señor por la eternidad.

Luzbel: Dirigía el coro celestial. Buscó adoración, siendo creatura y se rebeló contra Dios. Surge en Él el orgullo, y no se humilla ante el Señor. Busca su propia gloria y arrastra una tercera parte de los ángeles. Dios lo expulsa del cielo. Con el tiempo vende el orgullo a Eva: "Seréis como Dios". Adán y Eva también se rebelaron contra Su Creador, y también fueron expulsados del paraiso.

La humanidad recibió esta herencia: El pecado de rebeldía, y lo observamos a diario en: políticos, líderes religiosos, deportistas, farándula, en el hogar, trabajo y en las congregaciones.

Satanás no se humilló, quizo exaltación y causó división.

Hoy día encontramos hombres de Dios, caminando hacia la riqueza, el poder y la vanagloria. No hay humildad, honestidad, sinceridad, amor, santidad; solo codicia, mentira, engaño y exaltación o vanagloria.

La presencia de Cristo no está en ellos, al igual que Luzbel se llenaron de orgullo y quieren ser adorados, tiene iglesias de profecias humanas, opresión, carga, y engaño.

Jesucristo se manifestó como el que se entregó por su iglesia, por sus ovejas, y mostró amor, mansedumbre, humildad, y servicio: "Venid a mí los que estéis trabajados y cargados. Aprended de Mí que soy manso y humilde de corazón" (Mateo 11:29).

ESTUDIO DE FILIPENSES 2:1-11

El capítulo 2 de Filipenses en sus versos 1 al 4 nos enseña:

El deber de todos los cristianos es esforzarnos por hacer de nuestra iglesia, una iglesia mejor.

Pablo invita a la congregación de Filipos a levantar una iglesia más santa y hermosa. Los elementos necesarios para lograr la unidad entre creyentes son: la exhortación, la enseñanza de la Palabra, el amor, el consuelo, la comunión del Espíritu Santo, la misericordia y la comprensión. No es lo mismo unidad que uniformidad. (Juan 17:21)

Debemos esforzarnos por alcanzar la unidad espiritual , no organizacional. Es permanecer en Cristo, tener una relación mutua con Dios. Una unidad espiritual de corazón, mente y voluntad. (Como las partes de un reloj).

Lo que hagamos hagámoslo con un corazón humilde, no considerándonos superiores, lejos de la contenda y vanagloria, del protagonismo y los interéses personales.

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.