Inmutables

Inmutables - Mateo 5:37
Pastor: David Bayuelo
Cita Biblica: Mateo 5:37
Fecha: Noviembre 19 de 2017
Escuchar audio de esta predica

Mateo 5:37 Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede. NTV Simplemente di: "Sí, lo haré" o "No, no lo haré". Cualquier otra cosa proviene del maligno.

Este verso se halla contenido dentro del sermón más extenso y confrontativo expresado por el Señor Jesús en su paso por esta tierra (El sermón del monte), su contenido nos lleva a ver una clara exposición de las normas que le otorgarían una distinción a todos aquellos que dijesen ser sus discípulos, es decir a todos los que hicieran parte de su Reino.

Siendo este texto parte de él no es la excepción, ya que nos permite descubrir una característica que debe ser predominante en todos aquellos que hemos nacido de nuevo; como lo es la firmeza en todo lo que creemos y decimos, dado que uno de los atributos naturales de nuestro nuevo Padre es que Él nunca cambia.

La inmutabilidad de nuestro Señor desde las escrituras nos lleva a descubrirlo como el Dios que permanece para siempre, eternamente, como el único Dios que no cambia, como aquel en quien no hay variabilidad, ni siquiera la sombra de un cambio. Como el Dios inmutable en Su sabiduría. Sabe tanto ahora como siempre, ni más ni menos. Tiene la misma habilidad consumada, y la misma previsión infinita.

La Biblia también lo reconoce como el Dios inmutable en su justicia. Justo y santo fue Él en el pasado. Justo y santo es Él ahora. Justo y santo será por siempre. Él es inmutable en Su verdad. Él lo ha prometido y Su promesa se ha cumplido. Él lo ha dicho, y se hará. Él no cambia en Su bondad y generosidad y en la benevolencia de Su naturaleza.

Vamos a ver tres aspectos en los que Dios no cambia para hacer una comparación con lo que debe ser el ideal de nuestras vidas. 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.