Justicia

Justicia - Romanos 3:20-31
Pastor: David Bayuelo
Cita Biblica: Romanos 3:20-31
Fecha: Agosto 27 de 2017
Escuchar audio de esta predica

Si tuviéramos que pensar en cual es pasaje que simplifica el centro de las escrituras, ¿en cuál pensaríamos?, sé que hay muchas opiniones pero la gran mayoría de los teólogos han llegado a la conclusión que el más apropiado es Romanos 3: 26 -31, ahora lo menciono porque es el pasaje que vamos a estudiar hoy y esto para muchos académicos representa el centro de gravedad de la Biblia entera.

Una de las controversias más evidentes en todo lo que tiene que ver con la reforma protestante estuvo enmarcada en este texto, ya que lo que la iglesia tradicional exponía es que la salvación por fe no era suficiente, así que las obras eran necesarias ya que ellas contribuían para poder alcanzar nuestra salvación. Por el contrario el padre del protestantismo; Lutero, aducía que el hombre solo podía ser salvo colocando la confianza en la obra salvífica de Jesús en la cruz, ya que el Señor a través de esta nos hizo justos frente al Padre.

Roma insistía e incluso insiste hoy en que la fe cumple un papel prioritario en la salvación, no se puede ser salvo sin eso, pero que las obras contribuyen al proceso de salvación, ellos realmente nunca han negado que no se requiera de la fe, pero el problema está en el más innecesario que se coloca porque no solo es la fe, sino hay que sumarle las obras. Para La iglesia Católica Dios establecerá su justificación en la vida de los hombres a través de examinar al final de sus vidas las obras buenas y las malas que efectuaron. Lutero consideraba al igual que nosotros que el hombre nunca podrá ser justo en sí mismo, Dios nos justifica por la fe que manifestamos en la obra que tiene que ver con la muerte, sepultura y resurrección del Señor Jesús. Contrario a eso Roma declara que Dios nos declara justo cuando lo somos en nosotros mismos.

Cuando Lutero descubrió la doctrina de la justificación que operaba exclusivamente por la fe él llego a decir que ese es el principio sobre el cual la iglesia se levanta o se cae, porque indistintamente del tamaño de la iglesia el no creerlo así es una negación de la obra hecha por Cristo y eso lo llevo a la conclusión que cualquier iglesia que no lo crea es apostata, ya que las obras no contribuyen en nada sino que solo sirven para mostrar que somos salvos, pero ellas no contribuyen a nuestra salvación. Hay muchos de nosotros a pesar de caminar un largo tiempo en nuestra en el cristianismo que seguimos teniendo la consideración que las obras son las que nos otorgan salvación y nada más lejos de la verdad bíblica.

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.