La Buena Parte del Día - Santiago 4:7

La Buena Parte del Día - Santiago 4:7Santiago 4:7 (NVI). "Así que sométanse a Dios. Resistan al diablo, y él huirá de ustedes"

Como creyentes pasamos desapercibidos de un mundo espiritual existente en el que estamos viviendo a diario y así como hay un Dios majestuoso que gobierna la vida de quienes hemos decidido creer en el Señor Jesús, también hay un gobierno de las tinieblas que se opone al reino de la luz. Muchos prefieren ignorar este tema y hacerlo ver como algo supersticioso pero lo cierto es que la palabra es clara cuando dice en 1 Pedro 5:8 "Practiquen el dominio propio y manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar". Existe un enemigo personal de Dios y de sus propósitos, el mismo al que el Señor Jesús también tuvo que resistir en repetidas ocasiones, y en este pasaje el apóstol Santiago nos da la directriz de cómo hacer que el huya delante de nosotros y caminemos confiadamente de la mano de Dios.
 
La maldad de satanás está dirigida a quienes pertenecemos a Dios y servimos en sus propósitos, porque amenazamos su reino, y puede estar al acecho buscando devorarnos, pero por causa de Cristo está vencido, por lo tanto cuando intenta tocar nuestra vida debemos tener la certeza que cumplimos esta palabra en nuestra manera de vivir como cristianos:

1. "sométanse a Dios.

2. Resistan al diablo y él huirá de ustedes"

1. "Sometanse a Dios". El Sometimiento es algo que nos cuesta cumplir, por naturaleza los seres humanos no nos gusta someternos a nadie, pero en una vida de fe y en el ámbito espiritual la clave está en el sometimiento a Dios. Cuando la palabra nos dice "Someteos" en el idioma original se refiere a: "Ser obediente, poner bajo control, sujetarse a". Cuando nuestra vida obedece la palabra de Dios, se sujeta únicamente a ella, ponemos todo bajo el control de Dios. Esto solo se puede hacer conociendo al Señor en una relación tan íntima que cada día le conocemos más y más, por consecuente podemos estar confiados plenamente en el poder que ejerce su palabra en nosotros, y cuando el enemigo quiera traer a nuestra mente sus dardos, "nuestros pensamientos han sido llevado cautivos a la obediencia a Cristo" (2 Corintios 10:5).

2. Resistan al diablo. La Resistencia es una posición para la que estamos capacitados por causa de Cristo, mientras estemos sometidos a Dios, es decir sin el primer paso no podríamos cumplir el segundo, no podremos resistir al enemigo si no estamos en todo sometido a Dios. En el idioma original escrito "Resistir" significa : "Ponerse en contra, poner oposición, hacer frente a". Para ejercer esta oposición debemos tener claro que aunque el enemigo se levante y ruja en contra nuestra podemos resistirlo en la fe tal como lo dice (1Pedro 5:9) " Resístanlo, manteniéndose firmes en la fe". Cuando vivimos en obediencia a la palabra de Dios satanás no puede hacer NADA por el contrario debe huir, no soporta el poder y la santidad de Dios en la vida de un creyente sometido a Dios. Y para mantenernos firmes en la fe se necesita que la palabra de Dios esté arraigada en nuestra mente, en nuestro corazón y en nuestra boca, de esta manera ella tendrá poder en nuestra vida por medio de la fe. (Romanos 10:8).

Los planes de Dios para nuestra vida son de bien y no de mal, para darnos un futuro y una esperanza (Jeremías 29:11), pero los planes del satanás siempre serán encaminados a matar hurtar y destruir. (Juan10:10), por eso nos quiere débiles, incrédulos y agotados para de esa formar tomar ventaja, nuestra resistencia u oposición debe ser inmediata, y tomar el escudo de la fe con los que apagamos los dardos del maligno (Efesios 6:16). En la sumisión a Dios y la resistencia al diablo se unen perfectamente la fe y la acción (Por fe nos sometemos a Dios y nuestra acción es hacer la oposición rotunda a todo lo que el enemigo quiera traer en contra de las verdades dadas por Dios a nuestra vida.

Oración.

Señor gracias por tu sacrificio en la Cruz , no solo nos dio acceso al Padre y Salvación, sino que nos dio autoridad sobre el enemigo para resistirlo y que huya de nosotros al ver tu carácter reflejado en nuestras vidas por medio de la verdad que ahora vivimos en ti. Amen!

Por: Rosana Quevedo Angel. 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.