La Buena Parte del Día - Isaías 55:6-9

La Buena Parte del Día - Isaías 55:6-9Isaías 55:6-9. Busquen al Señor mientras pueda ser hallado, llámenlo mientras se encuentre cerca.!. ¡Que dejen los impíos su camino, y los malvados sus malos pensamientos! ¡Que se vuelvan al Señor, nuestro Dios, y él tendrá misericordia de ellos, pues él sabe perdonar con generosidad. El Señor ha dicho: «Mis pensamientos no son los pensamientos de ustedes, ni son sus caminos mis caminos. «Así como los cielos son más altos que la tierra, también mis caminos y mis pensamientos son más altos que los caminos y pensamientos de ustedes.
Esta es una hermosa invitación de parte de Dios a una intimidad con El, a caminar por fe confiadamente en su voluntad, esta invitación contiene un compromiso de nuestra parte y un ofrecimiento maravilloso de las bondades de Dios, no solo por traer salvación sino porque su palabra en toda su extensión es siempre un llamado a vivir guiados por El. Esta invitación en el momento que el profeta Isaías la comunicó se limitaba a la nación de Israel, pero a través del plan redentor de Cristo se extendió a todos los que decidimos creer en Jesús y recibirlo en nuestro corazón. (2 Pedro 3:9). También es un llamado a quien no tiene temor de Dios, un llamado al arrepentimiento cuando hemos caminado bajo nuestra propia opinión, es un llamado a abandonar los pensamientos de iniquidad a un cambio de mentalidad, arrancar de raíz aquello que nos llevaba por un camino equivocado.

Además de ser una invitación esta palabra profética nos permite ver que Dios está cercano atento a nuestras oraciones y acciones de fe, que su amor se expresa en paciencia, que su palabra nos invita diariamente a conocerle más y que su Espíritu está dispuesto con gran poder para guiarnos. Si entendemos y caminamos bajo esta premisa solo tenemos la certeza que:

1. Conoceremos y viviremos la abundante Gracia de Dios. El (Vr. 7) dice: "...y él tendrá misericordia de ellos, pues él sabe perdonar con generosidad. El Señor ha dicho: Mis pensamientos no son los pensamientos de ustedes, ni son sus caminos mis caminos. Dios nos permite levantarnos cada vez que tropezamos porque es compasivo, es amplio en perdonar. El multiplica su perdón tanto o más como nosotros hemos multiplicado el pecado, por eso su gracia se hace visible en nuestra vida. (Rom 5:20). Nuestra mente humana y limitada piensa que si cometemos errores Dios está más presto a castigar que a otorgar perdón, porque esa es la manera en que juzga nuestro corazón para con los demás, pero en el corazón y la mente de Dios hay un amor infinito incomparable al nuestro y al que podemos entender. Cuanto más conocemos a Dios a través de su palabra, más conocemos su carácter y lo distante que está nuestra manera pensar a como el realmente desea que lo hagamos. (Salmo 130:7).

2. Viviremos en planes más amplios que los nuestros. (Vr.9) «Así como los cielos son más altos que la tierra, también mis caminos y mis pensamientos son más altos que los caminos y pensamientos de ustedes. Cuando vivimos bajo la voluntad perfecta de Dios que no es otra cosa más que vivir bajo un genuino arrepentimiento al haber aceptado al Señor, llenos de su Espíritu, de su palabra, en un proceso de santificación continúa y moviéndonos en fe, entenderemos entonces la magnitud de sus pensamientos acerca de nosotros. Porque no solo veremos claramente su gracia infinita sino que además comprobaremos que sus planes son más altos y amplios que nuestros propios anhelos.

La gracia de Dios en nuestra vida es más que un regalo inmerecido, es una influencia divina que nos ayuda a vivir de la manera que Dios planeó para nosotros. (Tit 2: 11-13) y esta gracia no la hemos sabido apreciar perdiéndonos de una vida abundante en el entendimiento que todo lo que sucede en nuestro caminar bajo su gracia, hace parte de un plan grandioso y maravilloso de Dios, que es más amplio que todo lo que hemos podido imaginar o soñar.

Oración.

Gracias Señor por tu infinita gracia, permítenos vivir en ella cada día seguros que tus caminos son más altos que los nuestros. Amen!.

Por: Rosana Quevedo Angel. 

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.