La Buena Parte del Día - 1 Corintios 2:12

La Buena Parte del Día - 1 Corintios 2:121 Corintios 2:12. "Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido".

El apóstol Pablo nos habla en este pasaje de la trascendencia e importancia de nuestra identidad como hijos de Dios guiados por su Espíritu Santo. Nos dice que la manera de entender las cosas espirituales radica en que nuestro espíritu esté compenetrado con el Espíritu Santo de Dios. Ya que la única persona que nos puede decir algo certero a cerca de Dios es El Espíritu Santo.

En nuestra humanidad hay sentimientos tan profundos, tan íntimos y personales que nadie los puede conocer excepto el espíritu humano de cada uno. El Apóstol pablo nos hace ver que así mismo sucede con Dios. Hay cosas tan profundas e íntimas en El que solo conoce su Espíritu. Por lo tanto es la única persona que nos guía a un conocimiento profundo de Dios.

La Buena Parte del Día - 1 Pedro 1:18-23

La Buena Parte del Día - 1 Pedro 1:18-23Como bien saben, ustedes fueron rescatados de la vida absurda que heredaron de sus antepasados. El precio de su rescate no se pagó con cosas perecederas, como el oro o la plata, sino con la preciosa sangre de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin defecto. Cristo, a quien Dios escogió antes de la creación del mundo, se ha manifestado en estos últimos tiempos en beneficio de ustedes. Por medio de él ustedes creen en Dios, que lo resucitó y glorificó, de modo que su fe y su esperanza están puestas en Dios. Ahora que se han purificado obedeciendo a la verdad y tienen un amor sincero por sus hermanos, ámense de todo corazón los unos a los otros. Pues ustedes han nacido de nuevo, no de simiente perecedera, sino de simiente imperecedera, mediante la palabra de Dios que vive y permanece.

Muchos ven la cruz como un símbolo, como un adorno, como un amuleto, y en muchas partes del mundo se convierte en un ritual cada año por unos pocos días el recordar este episodio de la crucifixión como algo histórico y religioso, pero no le dan el significado verdadero que representa, en un diario vivir dándole el señorío de nuestras vidas a el protagonista de esa cruz. El ver de esta manera la muerte de Jesús no permite entender que el verdadero propósito nuestro en esta vida parte del significado del plan redentor de Cristo y por ende todo lo que hagamos en esta tierra no tiene valor si no entendemos la cruz desde nuestra relación con Dios por medio de la redención de Jesucristo y el poder del Espíritu Santo.

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.