La Buena Parte del Día - Mateo 11:28-30

La Buena Parte del Día - Mateo 11:28-30Mateo 11:28-30 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

Estas palabras de Jesús eran dirigidas a personas que estaban desesperadamente tratando de encontrar a Dios, y ser buenas, pero que veían una medida muy inalcanzable en lograrlo, ya que se hallaban sumidas en el agotamiento y la desesperación de normas. Para un judío ortodoxo la religión terminaba siendo una carga difícil de llevar. Por eso vemos que en el capítulo 23 de Mateo, versículo 4 Jesús se dirige también a escribas y fariseos diciéndoles "Atan cargas insoportables y las colocan a los demás sobre sus hombros", refiriéndose a reglas interminables que era imposible cumplir. Jesús quería únicamente poner sobre la mesa la responsabilidad del hombre de responder a la iniciativa de Dios por convicción propia a través de la obediencia y por amor, no por imposición.

La Buena Parte del Día - Jeremías 33:3

La Buena Parte del Día - Jeremías 33:3Jeremías 33:3. Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces."

Esta promesa ha sido citada innumerables veces cuando hablamos de peticiones de oración, la declaramos para consolar a alguien que siente desesperanza, o a quienes necesitan una respuesta de parte de Dios. Pero cuando profundizamos en ella, vemos más aun su significado y valor si miramos en el contexto de esta palabra la situación en la que se encontraba el profeta Jeremías al recibirla del Señor.

Jeremías se hallaba preso, en su corazón había una profunda tristeza, nadie podía ayudarle ni hacer nada por él, y pese a aquella situación, a su vez Dios le pedía hacer cosas contradictorias a lo que él esperaba (Jeremías cap,32 y 33). Era el momento en el que su desesperanza estaba en el más alto nivel. Y de repente Dios le envía esta maravillosa promesa en su momento más crítico: "Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces."

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.