La Buena Parte del Día - Santiago 1:3-4

La Buena Parte del Día - Santiago 1: 3-4Santiago 1:3-4 (NTV). Porque ustedes saben que, siempre que se pone a prueba la fe, la constancia tiene una oportunidad para desarrollarse. Así que dejen que crezca, pues una vez que su constancia se haya desarrollado plenamente, serán perfectos y completos, y no les faltará nada.

La vida de alguien que confía en Dios, es semejante a un atleta, desde que comienza su entrenamiento está ejercitándose en pro de la victoria, entre más cerca está de alcanzarla más constancia y actitud requiere su entrenamiento. Y esta constancia lo llevará a feliz término si ha creído que la puede alcanzar.

La Buena Parte del Día - Lamentaciones 3:21-26

La Buena Parte del Día - Lamentaciones 3:21–26Lamentaciones 3:21-26. No obstante, aún me atrevo a tener esperanza cuando recuerdo lo siguiente: ¡El fiel amor del Señor nunca se acaba!. Sus misericordias jamás terminan. Grande es su fidelidad; sus misericordias son nuevas cada mañana. Me digo: «El Señor es mi herencia, por lo tanto, ¡esperaré en él!». El Señor es bueno con los que dependen de él, con aquellos que lo buscan. Por eso es bueno esperar en silencio la salvación que proviene del Señor.

Esta porción de la palabra expresa un lamento en el peor momento que pasaba el pueblo de Dios cuando Nabucodonosor capturó Jerusalén, destruyó la ciudad, incluyendo el templo; derribó los muros; llevó cautiva a toda la población. Y Más allá del sufrimiento físico hubo una afectación espiritual, para ellos, parecía como si se hubiera terminado toda la esperanza de su salvación. Los sacerdotes y los profetas ya no dirigían ni entregaban la palabra de Dios, la tierra entregada al pueblo de Dios estaba bajo el control de extranjeros.

Comunidad Cristiana el Camino de Bogotá
Calle 98 No. 69 - 64 La Floresta - Teléfono: (57) (1) 358 67 27 - Bogotá D.C. (Colombia) - Powered by Ingeniero José Barrios Meléndez.